domingo, 26 de marzo de 2017

Cómo escribir e ilustrar un cuento y no morir en el intento: el texto

Si has llegado hasta aquí es porque te interesa conocer el proceso de creación de un álbum ilustrado. Pero, ¿qué es exactamente un álbum ilustrado?
© Maurice Sendak
Un álbum ilustrado es una obra literaria donde el texto se apoya en la imagen en un diálogo inseparable, en el que la ilustración, además de complementar el texto, lo enriquece.

¿Recuerdas el famoso eslógan “¿cueces o enriqueces?” de una conocida marca de pastillas de caldo concentrado? Bien, ahora imagina que la ilustración es esa pastilla de caldo para que la sopa sea más sabrosa, más gustosa, más “rica” en matices de sabores. Ahora sustituye esos sabores por significados.

¿Escribes o ilustras?

Ya has visto que la creación de un álbum ilustrado implica ambas cosas con la ventaja de que, a través de la ilustración, puedes comunicar más. Allí donde no llegan las palabras, llega el poder de la imagen. Y si todavía no te he convencido, recuerda otro dicho famosísimo: “Una imagen vale más que mil palabras”.

Aclarado esto, si tu objetivo es escribir e ilustrar tu propio álbum ilustrado, ¡bienvenido/a!
¡Coge asiento, que empezamos!


EL TEXTO: original o adaptación

Lo primero, antes de empezar, es tener la idea. Es necesario tener una idea clara sobre qué quieres escribir, qué tema vas a tratar, cuál es tu visión, qué quieres transmitir.

Una vez hayas decidido de qué tratará tu libro, es conveniente hacer un repaso por las librerías y bibliotecas para conocer qué se ha publicado sobre ese tema. Es lo que comúnmente se entiende como hacer un estudio de mercado. Así podrás ver si lo que tú has pensado aporta alguna novedad, amplía lo ya existente, o simplemente es un tema tan trillado que tal vez no merezca la pena.

Ya tienes decidido el tema, pero cuando te dispones a escribir... bloqueo: no se te ocurre ninguna historia. ¿Y ahora qué? ¿Lo dejas?

Adaptación vs original

¡Que no cunda el pánico! Puedes recurrir a un cuento clásico y versionarlo, es decir, hacer una adaptación. Es más, si sabes darle la vuelta, puedes conseguir un nuevo enfoque y desmarcarte de lo que ya se ha publicado aunque mantengas el texto intacto.

¿Y eso cómo se consigue? A través de la ilustración.

Tomemos como ejemplo el cuento de “Pulgarcito”. Es un niño tan pequeño, tan pequeño, que casi no se le ve. Podemos aprovechar esa “característica” para que no aparezca en toda la historia.
© Philipp Grot Johann
¿Arriesgado? Sí, pero original. Mostramos una historia que ya conocemos pero con un enfoque diferente donde comunicamos el mensaje de una forma más directa.

Otra manera de darle un giro a la historia sin tocar el texto es añadiendo un elemento “intruso” modificando uno de estos cuatro elementos: época, lugar, cultura o final de la historia, sin alterar la esencia.

Si, por contra, prefieres ilustrar un texto menos conocido pero libre de derechos, deberás emprender una labor más detectivesca.

De hecho, muchas editoriales independientes como Nórdica Libros, se están haciendo un hueco editando en España obras inéditas de autores clásicos famosos de otros países o reeditando con nuevas traducciones, más cuidadas, obras clásicas ya publicadas anteriormente. La razón es obvia: son una apuesta segura y no tienen derechos de autor.
© de las ilustraciones Elena Odriozola

Original vs adaptación

Sin embargo, yo te recomiendo, como hacía Ana Garralón, la especialista en libros para niños, en este post, aportar algo nuevo, y más en estos tiempos de “sequía”. ¿No dicen los más optimistas que detrás de toda crisis, surge la oportunidad? Aprovéchala para destacar.

¿No sabes cómo hacerlo? Por suerte, existen una serie de recursos y herramientas para iniciarse en el bello arte de contar historias. Aquí van algunas recomendaciones:

- Saber narrar, varios autores. Es una obra divulgativa imprescindible para todos aquellos que sientan la necesidad de contar, a través de imágenes o palabras, y no sepan cómo empezar. A pesar de no estar dirigida a escritores de literatura infantil, el libro diseña una hoja de ruta para potenciar la creatividad y sentar las bases para narrar. En la primera parte, dedicada a la creación literaria, nos recuerdan cuáles son los recursos del lenguaje necesarios para construir un relato que cautive a los lectores y les sumerjan en una experiencia única a través de su lectura.

- Gramática de la fantasía, de Gianni Rodari. Un clásico de la literatura pedagógica para aprender a usar la imaginación e iniciarse en el arte de contar historias. El autor proporciona numerosos ejercicios, técnicas y actividades para inventar historias como el binomio fantástico, la hipótesis fantástica, el juguete como personaje, el niño como protagonista, el tratamiento de cuentos clásicos, fábulas, personajes de diversos materiales, la construcción de adivinanzas e historias equivocadas.


- Escribir para niños: Todas las claves para escribir lo que los niños quieren leer, de Silvia A. Kohan. El libro plantea las mismas dificultades que supone escribir para adultos, con la diferencia de que el universo narrado debe responder a los sentimientos y los conflictos de los lectores. El secreto consiste en saber desarrollar el lenguaje, las ideas, las situaciones y los personajes respetando las vivencias de cada etapa.



- Writing Children's Books for dummies, Lisa Rojany Buccieri y Peter Economy.
Un manual alentador que proporciona información detallada sobre todo lo que el aspirante a escritor de libros infantiles necesita saber: desde la investigación del mercado actual hasta el desarrollo de ideas para cuentos, cómo fortalecer las habilidades en la escritura, el trato con los editores, y la presentación de propuestas y manuscritos a los agentes y editores.


- Words and Pictures, Quentin Blake.
Este inusual libro no es sólo una oportunidad para examinar el desarrollo artístico del ilustre Quentin Blake, también es una guía para aquellos que buscan entrar en el mundo de la ilustración. Las palabras describen su enfoque a los desafíos y oportunidades de la ilustración; las imágenes muestran el progreso desde su primera experiencia de la revista Punch hasta su libro más reciente, Fantastic Daisy Artichoke.


- Ilustración de libros infantiles, Martin Salisbury.
Este libro analiza las tácticas y habilidades, tanto prácticas como conceptuales, necesarias para ilustrar libros infantiles de la mano de Martin Salisbury, ilustrador y director del primer máster de ilustración de libros infantiles del Reino Unido, instituido por la Cambridge School of Arts. Aunque este libro debería ser imprescindible, en lo que concierne a Conceptos e ideas sólo le dedica un par de páginas del capítulo 5. En ese sentido, recomiendo otro libro publicado por la misma editorial, que indico a continuación.

- Escribir e ilustrar libros infantiles, varios autores.
Este libro explica cómo escribir e ilustrar una amplia gama de géneros y tipos de libros. A través de seis estupendos capítulos, los autores nos enseñan a desarrollar ideas, a comprender las diversas tradiciones de contar cuentos, a simplificar las ilustraciones y a dibujar personajes coherentes. Mención especial merecen los capítulos 1 y 3 que abordan aspectos tan necesarios como saber estructurar una historia, escribir diálogos, evitar tratar con superioridad al lector, adoptar un punto de vista o saber comenzar y terminar una historia. En resumen, un manual muy completo que te ayudará a estructurar desde la A hasta la Z tu proyecto de álbum ilustrado.

Como en todo lo relativo a la creatividad, un escritor también se forma escribiendo. De nada sirve devorar manuales si no aplicamos lo aprendido. Así que... ¡a practicar!

Espero haberte disipado dudas y aportado algo nuevo sobre el tema. Si tienes alguna sugerencia o recomendación, me encantará leerla en el apartado de comentarios.

¡Nos leemos dentro de quince días en la próxima entrada!


Y si no te quieres perder esta y otras entradas relacionadas, suscríbete al blog.

PS: Para ampliar esta información, te recomiendo que leas este fantástico artículo de el suplemento Babelia de El País.

4 comentarios:

  1. muy interesante esta primera lección. con las ilustraciones, una historia puedes hacerla tuya. como cuando un grupo hace una versión de una canción tan bien llevada a su terreno que todo el mundo podría pensar que esa canción es suya.
    sin duda, tú reinventaste el cuento de garbancito y lo hiciste tuyo. esperamos la siguiente entrega. :) besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chema. Tus aportaciones siempre son bienvenidas. De eso se trata, el enfoque que adoptas para tratar un mismo tema condiciona el resultado final.
      La siguiente entrega versará sobre el cásting o el diseño de personajes. En esa entrada también habrá mucho que debatir y discutir.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  2. Me ha encantado la primera entrada de esta serie: muy clara e instructiva. ^_^b Voy a poner en mi lista de deseos un par de libros de los que recomiendas, y estoy deseando seguir conociendo el proceso. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cristina. Con tu ayuda ha quedado más "clara" ;)
      Si tienes dudas sobre qué libros elegir, te puedo recomendar los que yo tengo aunque tú no necesitas ningún libro de creación literaria :P

      Eliminar