lunes, 13 de marzo de 2017

Conecta los puntos

Tras más de 7 años de "convivencia" interrumpida, he decidido poner fin a la relación: en septiembre publico Cigronet.

Lo expreso con estas palabras porque Cigronet empezó como un ejercicio de clase propuesto por Rebeca Luciani y ha acabado convirtiéndose en mi eteeerno proyecto.

A Rebeca le debo, tal y como expliqué aquí, no sólo que me descubriera mi vocación por el álbum ilustrado, también su particular filosofía de trabajo: "Si empiezas un proyecto de una determinada manera, adquieres un compromiso, como un 'casamiento'. Al principio te enamoras platónicamente pero con el tiempo, te vas cansando, des-fascinando de ese amor.
Por el camino pueden aparecer otros 'novios' (proyectos) pero tú ya te has comprometido y debes seguir hasta el final, hasta terminarlo.

MORALEJA: aunque quieras probar cosas nuevas, te j...es y terminas lo que has empezado.
Cuando por fin acabes, ya podrás ir a por otro proyecto donde podrás experimentar todo lo que quieras antes de casarte/comprometerte con él".

Rescato estas palabras porque es inevitable no sentirme identificada y porque, después de tanto tiempo, ¿no es casualidad haya vuelto a reencontrarme con ella? 

No, no es casualidad. De hecho, desde que hice El camino del artista ya NO creo en las casualidades, creo en las sincronías, en las conexiones, en las conexiones de las que habló Steve Jobs en el famoso discurso inaugural que dio en la Universidad de Stanford en 2005: 

“Tenéis que confiar en que los puntos llegarán a conectarse en algún momento del futuro. Tenéis que confiar en algo: en vuestro instinto, en el destino, la vida, el karma... lo que sea. Porque eso os dará la confianza para hacer lo que os dicte el corazón. (...) No perdáis la fe. Estoy convencido de que lo único que me hizo seguir adelante fue la pasión que sentía por lo que hacía. Tenéis que descubrir qué os apasiona. El trabajo va a ocupar una gran parte de vuestra vida, y sólo os sentiréis satisfechos cuando hagáis lo que de verdad os gusta. Si aún no lo habéis encontrado, seguid buscando. No os conforméis. (...) Vuestro tiempo es limitado, así que no lo malgastéis viviendo la vida de otro. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra voz interior. (...) No perdáis el ansia de aprender, de hacer más. No perdáis la inocencia.”

Fiesta de despedida del Taller 2 de ilustración en l'Escola de la Dona, curso 2009-10
Cigronet y Rebeca es tan sólo una de esas conexiones que hace siete años atrás, sin ser plenamente consciente, empecé a conectar. Pero hay más, muchos puntos más. De hecho, este blog está repleto de ellos. Y esta es la razón por la cual he escrito este post que, a su vez, está conectado con Repasando 2016.

¿Cuál es el punto de conexión entre ambos? Cumplir el propósito de terminar.

¿A tí también te pasa que te gustaría terminar proyectos eternos? ¿Qué es lo que más te gustaría hacer y sin embargo, no haces? ¿Qué te impide terminar los proyectos que te propones? 

En mi caso, aparte de mi odioso perfeccionismo, un miedo irracional a demostrar de lo que soy capaz. Y por esa razón me he 'forzado' a establecer este compromiso que hago público: voy a postear cada 15 días una serie de entradas donde explicaré el proceso que voy a seguir para publicar Cigronet bajo el título: "Cómo ilustrar un cuento y no morir en el intento"

¿Quieres hacer un proyecto de álbum ilustrado y no sabes por dónde empezar? ¿Te gustaría conocer ese proceso paso por paso? Deja que te eche una mano.
No sólo podrás ver con detalle la gestación de un álbum ilustrado, sino que también podrás preguntarme todas las dudas que te surjan. 

Así que, si estás dispuest@ a acompañarme en esta aventura, te invito a que te suscribas a mi blog (botoncito gris “SUBSCRIBE” al inicio de la columna derecha).

Y como sé que 15 días te parecerán una eternidad, ¿por qué no repasas, para calentar motores, la breve masterclass que publiqué sobre cómo ilustrar un cuento y no morir en el intento?

Ahora sí: ¡¡Nos vemos en 15 días!!


PS: las dos ilustraciones inéditas que están expuestas en Il·lustríssi+ (hasta el 16 de marzo) en el centre cívic Urgell, eran también dos ejercicios empezados, ahora terminados, previos a Cigronet propuestos por la misma profesora. Señal que estoy "conectando los puntos", ¿no? ;)


Si no te quieres perder esta y otras entradas relacionadas, suscríbete a mi blog.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Exposició Il·lustríssi+

El 16 de febrer s'obre al públic Il·lustríssi+, una exposició col·lectiva en la que he tingut el privilegi de participar amb 2 obres inèdites juntament amb algunes de les il·lustradores més influents del panorama de la il·lustració de Barcelona. 

L’exposició, que té lloc a la sala Teresa Pàmies del centre cívic Urgell, s’emmarca dins el cicle + Dones que vol fer visible el treball i el paper de la dona creadora. Les obres ens permetran fer un recorregut pel treball de cada autora i veure com la feminitat pren forma en el traç de cadascuna de nosaltres.

A banda de l'exposició, que s'estendrà fins el 17 de març, hi ha programat un diàleg amb les artistes i la inauguració oficial de l'exposició el proper 3 de març a les 19:30h.

Jo de tú no m'ho perdria...
T'espero el dia 3!

miércoles, 18 de enero de 2017

Rebeca Luciani, la maestra del color


Conocí personalmente a Rebeca Luciani en segundo curso de ilustración de l'Escola de la Dona, a pesar de haberla visto antes en el ciclo de conferencias Il·lustrats de l'Escola Llotja.

Si todavía no sabes de quién hablo, a pesar de haberla nombrado más de una vez en mi blog, sirva esta breve biografía:

Rebeca Luciani nació en 1976 en la ciudad de La Plata, Argentina. Allí estudió dibujo y pintura en la facultad de Bellas Artes de la U.N.L.P.
En el año 2000 se vino a Barcelona y empezó a trabajar como ilustradora.
Ha publicado más de una veintena de libros para niños y también colabora en prensa.
Como docente, ha realizado diversos cursos de formación artística y talleres de ilustración.
Su obra ha sido reconocida con varios premios, algunos realmente importantes como el White Ravens International.



En una entrevista Rebeca comentaba que, cuando llegó a Barcelona, se miró todos los libros de ilustración infantil. Al ver que tenían relación con su formación, Bellas Artes, y experiencia, maestra de manualidades para niños, descubrió su vocación: ser ilustradora.

Yo descubrí mi vocación cuando la tuve de profesora a finales de 2009.
Siete años después, a raíz de la Masterclass de color que impartió el sábado pasado en el estudio Calipso, ha vuelto a recordármela.

Rebeca no sólo desplegó una gran cantidad de originales, procedentes de trabajos publicados desde 2003 hasta la actualidad, sino una entrega amplia y generosa de sus materiales, técnicas y metodología. Conocimientos que no salen en los libros y que son fruto de la observación, la experimentación, el trabajo constante y la disciplina. 
Con el grupo de tarde, mostrando el proceso que sigue a la hora de trabajar en un álbum
Siempre ha sido de técnica tradicional aunque a la hora de digitalizar sus trabajos para entregarlos al editor, realiza algunos ajustes de contraste, brillo,... incluso hace "frankensteins" (fotomontajes) tanto manuales como de ordenador. 

Trabajaba habitualmente sobre cartón gris y con acrílicos hasta que un buen día, su buena amiga la Mari(ona Cabassa) le enseñó las ventajas del papel Basic de 370 gr (importante: ni un gramo más ni uno menos).

En este acrílico de 2005 sobre cartón reconoce la influencia de los pintores franceses en el uso de colores desaturados.
Lo malo del cartón gris, se lamenta, es que "partes de un color neutro que 'pesa' y te priva de sacar colores brillantes. Además, el cartón se dobla y a la hora de escanear salen brillos, con lo cual te matas 'photoshopeando' (clonando) siempre".
Rebeca nos aconsejó mirar este original de La torre de la donzella (2003) con medio ojo abierto para ver los pedazos de ilustración, refiriéndose a los espacios 'vivos' ocupados por texturas.

Esta ilustración de Kiwi (2012) supone el paso del cartón gris al papel Basic de 370 gr.
No sólo muestra un cambio notable de luminosidad, también consigue que permanezca liso y no se doble. Hasta le permite rayar las densas capas de acrílico para obtener texturas.

En No parque (2015) mezcló el efecto diluido con el efecto denso típico del acrílico. También incorporó técnica mixta como los rotuladores Posca para destacar detalles que antes hacía con un pincel de un pelo. Aún así, en su obsesión por los detalles, nos confesó que volvía a repasar encima con pincel para rebajar la estridencia de esos colores tan chillones.
Para crear el estampado de la falda, pintada con acrílico más diluido, aplicó lápiz acuarelable.
¿Cómo saber si una ilustración tiene profundidad?
De nuevo nos sugirió entrecerrar los ojos. Si vemos que el resultado es demasiado aplastado, lo habremos hecho mal porque, aunque usemos colores diferentes, estaremos trabajando con el mismo valor/luminosidad.
Una buena manera de evitarlo es distanciarse físicamente de la ilustración.

En Dimitri (2009), nos enseñó cómo cambia nuestra percepción a través del contraste, bien referenciando tamaños (GRANDE vs. pequeño) o mostrando algo muy bien hecho con algo no tan detallado. Es el caso del espacio minúsculo que hay entre el perfil de la marioneta y el público.

En este cartel usó una base de gouache (témpera) para la torre, ceras acuarelables Caran d'Ache para las manchas de color, rotuladores Posca y bolígrafos de gel para las cenefas de la serpiente y muchas capas de acrílico para la cara de la princesa ya que partía de una base muy oscura (efecto 'negro carbón')

Nos recomendó visitar la selección de 62 obras maestras que el Museo Thyssen ha cedido temporalmente al Caixafòrum de Barcelona bajo la exposición Un Thyssen nunca visto.
Arlequín con espejo, de Pablo Picasso, 1923
Destacó el interesante criterio de curaduría y el descubrimiento, en los cubistas, del negro. Es más, ha sustituido su forma de pintar (de ilustradora sentada a pintora de pie) y, lo más sorprendente, ¡se ha pasado al gouache

A pesar de que la técnica no le permite corregir y el efecto es tosco, seco y plano, está encantada con los resultados. A la vista están estos originales de gran formato (que obtiene de cortar el Basic de 50x70 cm) en los que está trabajando para Fragmenta editorial.
También ha restringido la paleta a unos pocos colores: blanco, azul, amarillo y negro (este último mezclado con una pizca de azul).

A pesar de su atrevimiento con el negro de bote, todavía se resiste a usarlo solo (demasiado intenso). En esta ilustración lo incorpora a través del grafito para crear otro plano más alejado y conseguir así, mayor profundidad.
Los cipreses del fondo son "robados" de Van Gogh.

Cuando le preguntamos por sus influencias, nos comenta que varían dependiendo del encargo y de lo que quiere encontrar.

"Cuando me llega un proyecto, trato de ver qué necesita el libro y por eso intento hacer todos diferentes"


Es partidaria de ir a buscar otras fuentes como la Pintura en vez de fijarse en lo que hacen los demás ilustradores. "Al fin y al cabo, todos nos conocemos y acabamos haciendo lo mismo, a excepción de Javier Zabala" quien le enseñó que, para dar el 'salto', hay que contar con menos. Máxima que aplicó en 25 cuentos populares de Europa que editó Siruela.

Siguiendo con las influencias, en Mishiyu (Premio Junceda 2015) Rebeca admitió haber "robado" de la pintura italiana.


El uso del gouache para manchar grandes superficies no es nuevo tal y como vimos en esta ilustración (bautizada cariñosamente como la del "oso amoroso").
Para conseguir en los árboles este efecto emborronado, difuminó el grafito y para los detalles luminosos de las ruedas y los vestidos de los porteadores, utilizó rotuladores Posca.

En cambio, en este original de Mishiyu (2014) tuvo que aplicar muchas capas para obtener la cara del niño bien luminosa ya que había manchado el fondo con tonos oscuros. Aunque en el fondo le interesaba crear una especie de "colchón".


Sea en acrílico, gouache o con toques de rotuladores Posca, es innegable que en todos sus originales manda el color, más bien un buen uso del color.

"Que el color nunca te 'gobierne' a tí. Tienes que dominarlo tú"


Da igual el reto y las injusticias editoriales, cada vez más habituales, que le pongan por delante. Tanto si pagan poco como si le proponen realizar pruebas no remuneradas (que su 'política de empresa' no le permite aceptar), nadie le va a quitar el gozo de ilustrar.

Que así sea por muchos años.


Una vez más: gracias por tanto y por todo, Rebeca.

Nota: todas las imágenes utilizadas han sido "robadas" sin previo aviso y con total premeditación y alevosía. El copyright de las mismas pertenecen a Rebeca Luciani y al estudio Calipso.

miércoles, 11 de enero de 2017

Repasando 2016

Todos los años lo mismo.
Llega diciembre y antes de que termine el año toca hacer el temido balance.
Y como todos los años, nunca llego a tiempo porque me pilla el toro >:(

Aún así, no desisto en el intento ;)
Me he empeñado en aprovechar estos primeros días para repasar y valorar cómo me ha ido el 2016 y planificar, mejor aún, mi 2017.
Además, para ello cuento con una herramienta poderosísima: el Bullet Journal (junto con El camino del artista, mi mayor descubrimiento).
Pero si acaso, del BuJo, ya te hablaré más adelante...

Resumen de mi 2016


1. ENERO

En octubre me había inscrito al curso Fet a mà de Barcelona Activa porque tenía en mente materializar mi proyecto de postales de una vez por todas. A pesar de haber pasado por todas las fases del programa, incluida la exposición oral, enero era la fecha límite para entregar el plan de empresa.

Por otro lado, me estrené como tallerista en el centre cívic Urgell de Barcelona con los talleres de ilustración y pintura que me cedió Iratxe López de Munáin.

2. FEBRERO

Cumplí los 41 y esta vez, a diferencia del año anterior donde me sentó fatal el cambio de década, decidí CELEBRARLO.
Sí, en mayúsculas.
Invité a mis amigas y monté una fiesta temática inspirada en los maravillosos años 80, ¡hasta encargué un pastel personalizado!
La fiesta fue un éxito aunque algunas pincharon por el camino y sólo 4 valientes sobrevivimos hasta el final en el Alfa bar.

3. MARZO

Fue un punto de inflexión en cuanto a planificación gracias al descubrimiento del bullet journal. 
Se trata de un sistema de planificación analógico que descubrí en el blog Wasel Wasel
Me compré una libreta en Ikea, la customicé un poco y a la que empecé a poner en práctica el sistema, todo empezó a fluir (unido al trabajo que estaba realizando a través de El camino del artista).

Me apunté a un curso de creación literaria impartido por la mismísima Lucía Etxebarría (es más cercana de lo que parece). Salí con un cuento escrito bajo el brazo, conocí a escritoras en potencia y me atreví a hacer algo impensable meses, incluso años, atrás: pedir a Lucía la posibilidad de colaborar juntas.

Esta renovada confianza y seguridad en mí misma hizo que sacara fuerzas (de no sé dónde) y terminara cosas, entre ellas: entregar -por fín- mi plan de empresa definitivo.

Sentí tal liberación que tuve algunas "revelaciones", es decir, vislumbré con claridad mis objetivos. Empecé a desglosarlos en los siguientes meses y hasta inicié "colecciones" para no perder la información que se me iba "apareciendo".

4. ABRIL

Afronté un nuevo reto laboral: preparar a un alumno de 4º de la ESO a superar las pruebas de acceso para el ciclo de grado medio de Artes Plásticas y Diseño.

También me ofrecieron impartir un taller de puntos de libro con motivo del día de Sant Jordi en el instituto de Vacarisses donde me reencontré con Marga, su flamante directora, después de mucho tiempo sin vernos. 

Mi primer contacto con la enseñanza reglada, después de casi 4 años en el dique seco, me aportó más confianza y seguridad como docente freelance.
Empecé a vislumbrar un ambicioso objetivo relacionado con el álbum ilustrado.

5. MAYO

Entregué un encargo que coleaba desde hacía tiempo: el doble recordatorio de comunión de Alba que describí con gran lujo de detalles aquí.

Empecé un nuevo curso en Barcelona Activa de creación de páginas web con Wordpress y participé, después de insistir bastante, en la 4ª edición de la fira 'Conte va! Va de contes' donde conocí personalmente a Sebastià Serra, un ilustrador al que admiro.

Asistí a la presentación oficial de la primera novela para adultos Temps de Llum - El tiempo de la luz de mi querida amiga escritora Sílvia Tarragó.

Terminé -por fín- el programa de 12 semanas (aunque llevaba varios meses estancada) de "El camino del artista". ¡Liberación máximaaa!


6. JUNIO

Participé en el proceso de selección para elegir ilustrador de un futuro cuento infantil a través de esta propuesta que, como pudiste leer aquí, finalmente no conseguí.

Asistí al evento intensivo ¡Vuélvete imparable! de Laín García Calvo. Una experiencia increíble, transformadora, ¡imparable!

Terminé todos los cursos y talleres de cómic, manga, ilustración y pintura que repasé aquí.

7. JULIO

Como mi talón de Aquiles siempre han sido las fechas de entrega, me puse a pintar la ilustración navideña basada en La Reina de las Nieves.

Conseguí terminar El Elemento de sir Ken Robinson y Atrapa el pez dorado de David Lynch.

Empecé a leer La guerra del arte de Steven Pressley.

Después de 3 años trabajando para el Centre Berenguer, decidí cerrar una etapa y cambiar mi situación laboral a partir de septiembre.
Envié candidaturas como profesora de Educación Visual y Plástica a todas las escuelas concertadas de Sabadell.

8. AGOSTO

Me apunté al Campus de verano 'Escribir para vender' de Maïder Tomasena para mejorar el copywriting de mi blog.

Tras varios años sin salir, nos concedimos una pequeña escapada de 4 días a Berlín

9. SEPTIEMBRE 

Se inauguró la exposición Ninotaires de ca' nostraprimera puesta de largo del colectivo Bafarada en l'Acadèmia de Belles Arts de Sabadell.

¡Querer es poder!
Tras el envío masivo de candidaturas en junio, me llamaron no sólo de una, sino de ¡3 escuelas!
Finalmente acepté una sustitución por maternidad en l'Escola La Salut de Sabadell.

10. OCTUBRE

Docencia a full: Taller d'il·lustració Creació de personatges i ambients en el centre cívic Urgell, trabajo non stop en el colegio y algunas clases particulares de Educación Visual y Plástica.

11. NOVIEMBRE

Actualicé el blog después de varios meses sin postear donde repasé septiembre y octubre.
Dediqué el mes a corregir y a sobrevivir como pude ante el exceso de trabajo escolar.

12. DICIEMBRE

A pesar de seguir desbordada de trabajo, aprovechamos el Puente de la Inmaculada para celebrar nuestro 15º aniversario en Madrid.
En tan sólo 3 días, pudimos ver el musical de El Rey León, la exposición temporal Renoir intimidad en el Thyssen y el Monasterio de El Escorial.

Lástima que la vuelta fuera tan accidentada... (sigue leyendo si quieres saber qué pasó)
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Qué te ha parecido mi resumen?

Aunque llevo varios días redactando esta entrada, ha sido un ejercicio muy útil porque he podido repasar y valorar realmente lo que he logrado en 2016.

Por supuesto que han habido aciertos y errores pero quería verlo con mayor objetividad (normalmente tendemos la mala costumbre de maximizar lo que no hemos hecho y minimizamos lo que hemos conseguido. ¿No es curioso?)

Por ejemplo, cuando hice NÚMEROS * de los ejercicios y exámenes que he sido CAPAZ de corregir de mis 142 alumnos, por poco me da un parraque. Yo sabía que me estaba matando a trabajar pero nunca imaginé que le había dedicado TANTAS horas (y eso que el día sólo tiene 24 horas, no 26...)

He aprendido la lección.
Por eso he querido completar esta valoración con algunas reflexiones:

Errores que he cometido y que no quiero repetir este 2017


Estoy muy agradecida al universo por la oportunidad de volver a Ensenyament pero no he sabido conciliar el trabajo de profesora con mis proyectos de ilustración.

La gran exigencia de la escuela unido a mi perfeccionismo enfermizo, que se tradujo en una dedicación casi en exclusiva, me lastró tanto que por poco me juego la salud.

Ya tuve un 'aviso' a mediados de septiembre (punzada en la rodilla izquierda) y otro antes de partir hacia Madrid (crisis de ansiedad). Pero lo que me acabó de rematar fue pensar en TODO el trabajo que se me venía encima (cierre de la 1ª evaluación).
Sufrí una rotura de menisco interno en la rodilla que me obligó a parar. 
Así hasta el día de hoy :(

Estos 38 días de baja, con las vacaciones de navidad de por medio, me han servido no sólo para descansar, también para reflexionar y conectar con mis intereses que, por el trabajo, había desplazado, incluso olvidado.

Mi cuerpo trataba de comunicarme que debía parar. No había otra.
Y por mucho que parezca que he tenido muy "mala pata" (chiste fácil) sé que todo esto ha sucedido por una razón.
Estaba repitiendo el mismo patrón:
He sido incapaz de equilibrar mi yo docente con mi yo artista.
He vuelto a priorizar la docencia por encima de la ilustración.

Peeeeerooo... por suerte tengo un año ENTERO para remediarlo..
#bulletjournal2017

Qué me he propuesto este 2017...


- Planificar TODO el año primero.

- Organizarme bien para maximizar mi tiempo en trabajo ininterrumpido.
Como bien aconseja David Lynch: "Para una hora de buena pintura necesitas cuatro horas seguidas sin interrupciones. Si sabes que dentro de media hora tendrás que estar en alguna otra parte, no hay manera de conseguirlo".

- Actuar y vencer mis inseguridades.

- Terminar tareas (es mi palabra talismán este 2017, ¡sí o sí!)

- Relativizar. Ser pragmática. Huir del perfeccionismo.

- Delegar para ser más resolutiva.

- Premiar mis logros y no flagelarme por lo que no he hecho. Potenciar mis citas de artista.

- Invertir en mi marca.

- Decir NO más a menudo.

- Anteponer mis intereses por encima de los intereses de los demás.
Por ejemplo, ahora que no estoy sujeta a un horario escolar, no permitir que los horarios de los demás interfieran en mis horarios aunque éstos sean más flexibles.

Es más, para evitar la dispersión y las distracciones que conlleva trabajar desde casa, estoy contemplando, de cara a febrero, alquilarme un espacio en un estudio, coworking o taller.
El hecho de salir de casa me ha ido bien para maximizar mis mañanas (ya de por sí, bastante improductivas, soy más bien 'ave nocturna') y seguramente así, no sólo conseguiría que la gente respetara mi nuevo horario laboral sino que yo también desconectaría de esas distracciones que me pierden. 


Y hasta aquí mi reflexión y propósitos, a grandes rasgos, para 2017
¿Te ha sorprendido? ¿Has encontrado puntos en común? ¿Qué te has propuesto este 2017?

Me encantará leer tu opinión en el apartado de comentarios ;)



* NÚMEROS/cálculo de trabajos y exámenes corregidos (incluyendo "actitud") durante la 1ª evaluación (del 7 de enero hasta el 14 de diciembre):
- 1º ESO: 60 alumnos x 6 notas indiv = 360 notas + 24 notas (grupo)= 384 notas
- 1º ESO Opt: 9 alumnos x 11 notas indiv = 99 notas
- 3º ESO: 64 alumnos x 7 notas indiv = 448 notas + 96 notas (parejas) + 18 (opcional)= 562 notas
- 4º ESO: 15 alumnos x 12 notas indiv = 180 notas
- 2º Bachillerato, Cultura audiovisual: 3 alumnos x 5 notas indiv.= 15 notas

TOTAL:  384 + 99 + 562 + 180 + 15 = ¡¡1240 NOTAS!!

¡¡Con razón llevaba MESES corrigiendo!! >_<

sábado, 7 de enero de 2017

'Making of' de la felicitación de navidad

Como ya viene siendo habitual, quiero mostrar el proceso de trabajo que hay detrás de la ilustración basada en 'La Reina de las Nieves' que he usado para felicitar esta navidad.

Todo empezó con este cutre esbozo a bolígrafo que luego amplié con algunos efectos de "post-po". 

La idea me vino a la cabeza tras leer el capítulo donde la abuela les explica a Kay y a Gerda el significado de los copos de nieve (puedes leer el fragmento aquí)
Variaciones sobre la idea original para reutilizarla como parte del álbum ilustrado que mostré aquí

Después amplié y calqué el esbozo redibujándolo hasta conseguir este dibujo con la ayuda de documentación gráfica.
Me interesaba ambientar la escena en una casa rusa modesta donde los niños fueran vestidos con sus trajes tradicionales y celebraran la navidad ortodoxa.
Este fue mi panel de referencias:

Ya lo tenía todo dispuesto, sólo me faltaba hacer la prueba de color antes de atacar la ilustración con acrílicos. 
Como no lo tenía muy claro, me basé en el interior de esta cocina rusa:

A pesar de que no me convencía demasiado, hice esta prueba de color con lápices de colores:

Y con el formato apaisado de doble página, propio del álbum ilustrado, empecé por el fondo y después continué con los detalles:

Como el resultado seguía sin convencerme, lo tiré y volví a repetirlo (sí, soy así de maniática). 
Esta vez me ceñí al formato cuadrado (reconozco que soy un poco tacaña; quería reutilizar la imagen como parte del proyecto). Escaneé el dibujo a línea y lo dupliqué varias veces en una hoja para obtener miniaturas que más tarde pinté con acuarela:

Me basé en esta imagen, algo más acorde con la sensación que quería transmitir.

Siempre he sentido predilección por el suelo rojo. Creo que lo vi por primera vez en este álbum ilustrado de mi admirada Rebeca Luciani, La nube de Martín, que tuve muy en cuenta:

Así como estos tonos cálidos y amables de Ferrándiz:

Salvando las distancias con este par de maestros, ahora sí que me iba aproximando a la idea que tenía en mente:

A pesar de la temática navideña, pinté esta ilustración en pleno mes de agosto. 
No quería que la falta de tiempo boicoteara mi propósito de felicitar las navidades con una nueva ilustración. Beneficios de hacer una buena planificación y previsión ;)